Valerie Steele: el valor de las imágenes

Con el pretexto de su visita a México, platicamos con la directora y curadora en jefe de The Museum at the Fashion Institute of Technology sobre el desarrollo de la moda nacional.

Por Natalia Silva

Foto: Alejandra Carbajal

Foto: Alejandra Carbajal

Más allá de ser una curadora, Vaierie Steele se dedica a analizar diferentes vertientes de la moda desde sus distintas facetas. Desde 1997 ha montado alrededor de 20 exposiciones en The Museum at the Fashion Institute of Technology, institución de la ahora es directora y curadora en jefe.

La capacidad analítica ha traído a Steele a México para revisar, a través de México Fashion Film Festival, un pequeña radiografía de la moda nacional.

La moda mexicana está construyendo una identidad propia. Por un lado ya no somos una cultura que utiliza trajes tradicionales pero, por el otro, la mayoría de las marcas que se consumen en el país son extranjeras, ¿qué opinas de este proceso?
Para empezar es significante poder decir que hay moda mexicana, y que cada vez más gente la consume. Ése es el primer paso para realmente crear una identidad. Para mí, México está un paso adelante de muchos otros lugares. Los diseñadores se dan cuenta de que hay algo único y moderno en ser mexicano y que lo pueden comunicar en sus colecciones sin tener que caer en el folclor. Lo hemos visto por décadas en el arte mexicano y así, si esa identidad está definida al menos en un campo, hay potencial de llevarlo a cualquier otro.

También hay una falta de interés de los mexicanos con la moda nacional, ¿cuál debería ser la estrategia de las marcas?
Es muy difícil, pero creo que tiene que ver con crear una oferta única en sus colecciones. Así la gente se vuelve más consciente de que no sólo quiere comprar las marcas que todos tienen, sino que hay algo especial en la oferta local.

Además, los consumidores no compran nombres que no conocen, o necesitan verlo con otro nombre. Como el caso de la blusa que Isabel Marant, copió de un bordado tradicional de Santa María Tlahuitoltepec, en Oaxaca. En tu opinión, ¿dónde cae esto entre la inspiración y el plagio?
Realmente es un plagio, y creo que no hay consciencia suficiente en el mundo de la moda de que el plagio no es una manera de apropiación artística, sino que realmente es un robo. Le tomaría muy poco a cualquier compañía hacer investigación y dar crédito a quien lo merece y generaría un buen impacto ver que una marca de ese tamaño está trabajando con tejedores indígenas porque consideran que vale la pena que el mercado mundial conozca sus técnicas. Esa sería una estrategia mucho más inteligente.

Entonces, más allá de la creatividad en diseño ¿qué pueden hacer los diseñadores mexicanos para entrar al mercado internacional?
La creatividad es importante, pero la gente cree que tiene que ver con la genialidad individual del diseñador. No lo es, son las relaciones que crean y los conducen a hacer crecer su creatividad. En Silicon Valley hay mucha creatividad para la tecnología y en París hay mucha creatividad para la moda, pero en ambos casos también existe el ambiente propicio para que una gran cantidad de personas interesadas en el mismo tema intercambien ideas y hagan alianzas. Es una evolución gradual, pero lo que tendrían que hacer es construir relaciones estratégicas en casa para crear imágenes que puedan difundir alrededor del mundo y así consolidar su nombre. En México hay grandes directores de cine, pintores y artistas de diferentes disciplinas con quienes podrían crear colaboraciones interesantes. Para mí la Ciudad de México es una de las más creativas en el mundo. Debería ser un lugar en el que la moda pueda florecer y para eso hay que hacer más movimientos interdisciplinarios, por eso me parece tan interesante Mexico Fashion Film Festival.

En esta edición formas parte del jurado, ¿qué es lo que esperas y qué estás buscando en los concursantes?
Estoy buscando lo mismo que en las colecciones de los diseñadores: una voz individual y un mensaje sobre la moda que sólo pueda expresarse en formato cinematográfico. Algunas personas que hacen fashion filmes no se han dado cuenta de que no se trata de hacer una secuencia de imágenes, ¡eso es fotografía de moda! El cine tiene que ver con movimiento, con tiempo. Quiero preguntarles qué nos pueden mostrar que nos hará ver la moda de una manera distinta, aún hay mucho espacio para innovar en este campo.

La moda se está convirtiendo en una industria de entretenimiento, ¿dónde crees que quede la ropa al final de todo esto?
En realidad el entretenimiento siempre ha sido parte de la moda. Antes de tener cine y fotografía la gente iba al teatro a ver lo que las actrices vestían. Eso no es nuevo, es una actualización del sistema con en el que comunicamos la moda. Lo que hoy se ha llevado al extremo es la producción de imágenes, la inmediatez y la velocidad con la que hoy alguien puede compartir su imagen y el alcance que tiene desde una pequeña pantalla. Eso tiene potencial, pero también podría ser peligroso si llega a darle la espalda a la creatividad. La moda siempre tendrá valores tridimensionales y táctiles que son básicos y que están en peligro de extinción sí sólo consumimos imágenes.

_www.valeriesteelefashion.com

Comentarios

Tal vez te interesa

Ver más

Laundroma(t)dness

Secret Garden

Mix & Match