Un sentido olvidado

¿Qué son las colecciones hápticas? Gustavo Prado explora este concepto en esta entrega de la serie The Insiders, en la que los expertos nos hablan de diferentes perspectivas de moda.

Por Gustavo Prado, director de Tren Mx

img_0205

Gustavo Prado, director de Trendo Mx. Foto: Mauricio Challú

Comienza el día y una serie de sensaciones son novedosas: el olor del café, el jabón artesanal, madera en la duela y en los muebles, la toalla y la ropa de la mañana en lanas pesadas de tejido burdo… Poco importa que el café sea de capsulita, la madera en laminado y los textiles de Inditex.

Una palabra permea todo Háptico. Una palabra inusual, con una idea muy obvia: ¿qué sucede cuando todo el día acariciamos la pantalla de un smartphone? Un vidrio plano, pulido, sin textura. Nos está provocando un apetito feroz por madera, lana burda, etc… ¡texturas!. Se habla incluso de que existe una comunicación háptica, razón secreta del éxito de las mascotas, con ellas el intercambio sentimental es táctil.

En este México del siglo XXI, paradójicamente, la tendencia económica es el ascenso de las clases medias, profesionales de industrias creativas, invaden las zonas viejas de las ciudades dando lugar a la tan mentada gentrificación. Se tatúan las pieles, se graffitean los muros, muebles viejos se convierten en ‘antiguos’. Y esa necesidad por las texturas, se traduce en restaurantes y bistrós de paredes de ladrillo expuesto, maderas, pieles, iluminados por focos de filamento iguales a los de 1890. En esa búsqueda de historias Pepsi sacó en USA un refresco ‘1893’, hecho con la fórmula original sólo de plantas y saborizantes naturales. Un regreso al siglo XIX desde distintas industrias.

Moda para el tacto

Las piezas de deseo de la moda-pronto son muchas veces abrigos, peluches, tejidos de punto gigante. Encajes que no explican al precio de unos pocos cientos de pesos. Porque precisamente las necesidades culturales expresadas en lo urbano, el interiorismo, son el eje de lo que busca la moda.

Las marcas mexicanas siguen buscando el tema de inspiración en un storytelling narrativo sin tomar en cuenta necesidades del público. La ausencia de colecciones construidas con la textura y el material como eje, colecciones hápticas que adjetiven valores de marca en una megatendencia táctil que estará en el horizonte hasta —por lo menos— mientras sigamos viviendo en el mundo donde las experiencias digitales son la ley.

Recientemente las marcas ‘Children of our town’ con su propuesta formal y en el extremo opuesto de mercado ‘Pay’s’, están descubriendo el tejido de punto aunque más como estampado que como algo plenamente táctil. Malafacha hace exploraciones textiles en plisados, drapeados y aplicaciones. Pero el mercado mexicano está esperando un gran proyecto táctil de moda.

¿Quién toma la pelota al aire?

//www.trendo.mx/

Comentarios

Tal vez te interesa

Ver más

La moda mexicana, rezagada como expresión artística

Galo Bertin, The New Classic Is In CDMX

Time Out México recomienda: Showroom Raquel Orozco