Sandra Weil, espíritu emprendedor

La fusión de dos puntos geográficos, a partir de una industria creciente en nuestro país, gracias a la diseñadora que desafía las formas y las siluetas de la mujer actual.

Por Loyda Muñoz

Ella no es mexicana, pero ha adoptado a nuestro país como otra tierra natal. Su nombre es Sandra Weil y, a partir de la moda, ha creado un puente entre México y Perú, dos países con estéticas y vestimentas similares: llenas de color, de tradiciones y de un legado milenario. Sin embargo, esta diseñadora ha adoptado lo mejor de ambas y las ha reinterpretado en prendas que se caracterizan por el lujo, por la originalidad del diseño.

La marca nació en 2008 y, desde entonces, ha forjado un estilo clave a base de bustiers, estampados originales y faldas asimétricas. Así, su nombre es sinónimo de una mujer contemporánea que sigue una filosofía de vida, pero también de vestimenta: versatilidad con estilo. Es por ello que, sus colecciones mantienen una estética determinada en la cual, un look, se compone de dos piezas, pero, al usarlas, aparentan ser un sólo conjunto.

Sandra es una mujer que sabe lo que quiere, cuya determinación y astucia han hecho de su nombre una de las marcas mexicanas más relevantes de la industria. “No hemos parado de trabajar, es cierto que es 1% de inspiración y 99% de sudor”, afirma mientras sonríe y se acomoda el cabello. Su amor por México se refleja en que define su firma como parte de la escena local y en que “cuando decidí venir a México fue porque me parecía un país increíble, me parecía que había un mercado increíble y muy interesante, tenía claro que quería hacer una marca propia”.

Su proceso creativo es complejo. Se basa en la inspiración, que está, regularmente en cada elemento de los materiales que utiliza, aunque también encuentra a sus musas en aquello que la rodea cuando viaja, en su pasado y en sus orígenes. La prueba de ello es Calypso, su colección SS17 que se inspira en Río de Janeiro, un lugar en donde la vegetación y los colores abundan. No obstante, el significado de este sitio va más allá del paraíso; su abuela nació ahí. A partir de esa historia familiar, ese viaje era una parada obligada por lo semántico y por el diseño.

El resultado de sus bocetos es, sin duda, la originalidad. Aquello que Sandra imagina, lo crea. Los estampados de la marca no existen en otro lado, fueron creados por y para sus diseños, para la colección que ella imaginó mientras estaba frente a la musa. Es esa, quizás, la esencia inigualable de esta diseñadora, además de la calidez con la que trata a aquellas que llegan a su boutique: sugiere combinaciones, ajustes y prendas arriesgadas que sabe que harán que, quién lo use, se sienta increíble. Ella cree que “una mujer al vestirse, puede conectarse con su propia identidad y conectarse desde ese lugar, con el mundo que la rodea”.

 

 

Comentarios

Tal vez te interesa

Ver más

Men Dimension

Kemitl

A Dream