Moda de pasarela: El camino hacia una plataforma eficaz

¿Cómo ha evolucionado la moda hecha desde México? En la tercera entrega de The Insiders, Lucy Lara nos cuenta una plataforma logro consolidarse como un pilar importante de la industria.

Por Lucy Lara, Directora Editorial de Glamour México y Latinoamérica

Lucy Lara

Lucy Lara, Directora Editorial de Glamour México y Latinoamérica. Foto: Cortesía Condé Nast/Valeria Asencio

La moda nacional es lenta, complicada, y ha tenido que encontrar su propia fórmula para adaptar las tendencias mundiales a su dinámica de crecimiento. Pero esfuerzos para apoyar al talento no han faltado. En un comienzo, una tienda departamental impulsó a diseñadores como Manuel Méndez, Enrique Martínez, Ricardo Reyes, entre otros. “Ellos presentaban sus desfiles cada seis meses, las modelos salían con un número en la mano y las clientas después del desfile pasaban su pedido”, dice Jesús Ibarra, diseñador de moda, quien trabajó con Enrique Martínez. “Eso ayudaba a las compradoras a saber cuáles eran los diseños más populares, hacer un pedido en más tallas y distribuir las prendas en las sucursales que había entonces”. Los desfiles podían llevarse a otros almacenes, pero lo más peculiar es que la tienda departamental era la que se hacía cargo del costo de las telas. “Yo fui modelo en los 80 y en ese entonces Méndez, Martínez, Gene Matuk y Claudio Salas trabajaban para proyectarse a nivel internacional, por lo que fui varias veces al extranjero con ellos”, comenta Glenda Reyna, quien ahora es dueña de una importante agencia de modelos. “Juntos unían esfuerzos para avanzar y la forma de presentar su colección era impecable”.

Pero hasta 1995 varios diseñadores fueron invitados a una expo en el World Trade Center, y fue entonces que surgió la idea de hacer una plataforma de moda. “Ahí estábamos muy aburridos porque nadie nos visitaba, los desfiles tenían muy poca gente y al tercer día dijimos: `Tenemos que hacer algo´”, recuerda la diseñadora Mariana Luna. “Se nos ocurrió hacer una plataforma que estuviera en tiempo de los desfiles internacionales, lo cual no se había hecho nunca en México”. Así se dieron a la tarea de presentar su colección, en lo que llamaron Días de moda, Macario Jiménez, Claudia Verdes, Michelle Ferrari y Mariana Luna, donde tenían que convocar a la prensa, producir, invitar a los asistentes y, desde luego, financiar todo, incluyendo la ropa. “No había cultura de asistir a un desfile de moda y nadie sabía de qué se trataba, ni teníamos los proveedores adecuados”, agrega Luna. Los Días de moda duraron cuatro años, hasta que una productora ofreció organizarles todo a los diseñadores para que se concentraran sólo en la ropa. Así surgió Fashion Week México.

Después se sumaron dos plataformas más: DFashion e IDM, por lo que se dividió no sólo el talento, sino que también lograron confundir a la prensa, la cual, novata en la cobertura de moda nacional, tenía que optar por asistir a una de las plataformas, pues no podía pasar tantos días en desfiles, y se perdió mucha asistencia de la industria, así como la credibilidad en la calidad de los talentos involucrados. Sin embargo, la ley del más fuerte se impuso y Mercedes-Benz Fashion Week México se ha constituido en la plataforma por excelencia.

Este significativo retraso en tener una plataforma oficial fue debido a, según el coordinador de moda Marco Corral, “una parte económica, el aletargamiento de los diseñadores que tenían una zona de confort con su clientela, así como aquellos que se preocupaban tanto por presentar sus colecciones que no se ocupaban en venderlas”.

Muchas carreras han florecido bajo el ala de MBFWM y también ha creado el sano hábito de mostrar colecciones de moda de una manera estable y profesional cada temporada. En revistas como Glamour nos hemos hecho el propósito de apoyar la plataforma y a sus participantes, porque nuestro principal objetivo es colocar el talento mexicano a la altura de los mejores del mundo. Sin embargo, queda mucho por hacer. Tengo confianza en que la consistencia y la calidad logre estimular el círculo virtuoso de despertar el deseo de toda la prensa especializada por promover más la moda local y de los compradores por hacerla accesible al consumidor. Después de todo, ¿de qué sirve tanto esfuerzo y talento si no consumimos moda nacional los mexicanos?

Da clic en la imagen, y no te pierdas lo más destacado de MBFWMX en Glamour.mx:

MBFWMX-GlamourMexico

Comentarios

Tal vez te interesa

Ver más

Minimal Feel

CALL ME JUKA!

Dark Knight