fashion

FASHION >

News > Kate Moss: ¿Qué la hace una musa eterna?

Kate Moss: ¿Qué la hace una musa eterna?

image

Ella lo trastocó todo. Su llegada fue casi profética y es que llegó a romper las viejas reglas de la industria de la moda en el momento preciso en el que el mundo despertaba y rompía sus propias barreras.

Hablar de Kate Moss es adentrarse a una discusión que va desde la estética grunge, Calvin Klein, el perfecto cat eye, el Brit Pop, los excesos y la maternidad, por mencionar sólo algunos. Sin embargo, más allá de estos temas —que sólo habitan en la superficie—, el imperante que se dispara cada que su nombre es pronunciado, es su lugar como ícono encarnado de la moda y el estilo.

 

 

Con más de dos décadas como reina de esta industria, Moss es la musa infinita que, desde su primer contacto con la cámara de Corinne Day a los 14 años, firmó una especie de pacto intangible con el que logró que sea prácticamente imposible imaginar nuestra historia sin su presencia.

 

 

 

 

Sociólogos, antropólogos e historiadores, afirman que toda su existencia es un caso extraordinario, en el que las cualidades físicas y la personalidads que posee, se alinearon perfectamente para llevarla a ser la leyenda que es hoy en día.

 

 

Recordemos que en los ochenta las modelos eran de estatura y piernas kilométricas, voluptuosas y con un halo inmenso de divinidad; cuando Moss puso un pie en las pasarelas —de la mano de John Galliano— la moda enloqueció y se rindió ante una adolescente de finas facciones en la que se vio reflejado, el toque de realidad que el mundo moderno exigía a la moda.

 

 

No es sorpresa que su ADN esté firmado con estilo, no hay nadie más que haya logrado sobrepasar el tiempo y el espacio en la forma en la que ella lo ha hecho. Tomemos un momento para reflexionar… ¿Como explicaríamos a las futuras generaciones la estética grunge, la esencia de los 90 y la historia de la industria de la moda, sin una sola imagen de Kate Moss?  Difícil, ¿no?.