fashion

FASHION >

Opinion > Inmigrantes

Inmigrantes

Hoy el adjetivo inmigrante contiene más peso en sus diez letras que en la última década. Las miradas del mundo están vueltas hacia este fenómeno —no es nuevo en la historia humana, ni ajeno en la naturaleza— pero se ha convertido en un pilar de la agenda política, social y económica, sin mencionar que resulta en una división de perspectivas.

image

Más allá de términos diplomáticos, retomemos esta situación para recordar que el ADN de la humanidad está construido bajo la acción milenaria de migrar.

 

El mundo, como lo conocemos hoy, es una extensa unión de ideologías, culturas y razas que en determinados momentos se fusionaron para dar vida a nuestro presente y que seguirán transformándolo. Es una regla natural. Una regla que está aplicada en toda y cada una de las actividades de esta civilización y, en la industria de la moda, se ha convertido en el ingrediente principal.

 

Grandes casas de moda se han forjado con los años bajo la batuta de diseñadores inmigrantes como Jason Wu, Oscar De la Renta y Prabal Gurung, por mencionar sólo algunos. La historia social contemporánea no sería la misma sin la inmigrante europea Diane Von Furstenberg y su icónico wrap dress, que durante la década de los 70 fue estandarte del feminismo, y probablemente el avant garde en la moda se hubiera dormido en un estante de Tokio si Rei Kawakubo no hubiera llegado a a París en el momento correcto. En México, diseñadores como Barragán y Sánchez-Kane son ejemplos brillantes sobre el resultado de la mezcla de culturas y su interpretación.

 

Gran parte de lo que aporta esta industria creativa se encuentra en esa riqueza cultural que explora todas las posibilidades y perspectivas que pueden resultar de un patronaje. Pero su alma -y de muchas otras-, se encuentra en las millones de personas provenientes de todos los rincones del mundo, que aportan su trabajo y talento en talleres, ateliers y fábricas. Los estampados, las telas, las texturas y cada ensamble que realizan es la extensión de historias y experiencias que dan vida a cada prenda.

 

La inmigración es un tema humano, es la búsqueda de oportunidades y de sueños, de comenzar desde cero y crear caminos propios. Hoy nadie es ajeno a esta realidad y por ello debemos volver a nuestros orígenes -al menos en nuestro pensamiento- cuando el mundo no era dividido por fronteras.