Cuatro capitales: el eje de las ciudades de la moda

Te damos un recorrido rápido por la historia y las características que dan identidad a las cuatro capitales más importantes para la industria.

Por Sandra Ramírez

Gucci

Gucci FW16. Foto: Vogue Runway.

Cuando se habla de moda, no es novedad escuchar sobre las cuatro capitales que funcionan como el nicho donde se presentan las tendencias mundiales. Sin embargo, el punto en común de París, Milán, Nueva York y Londres no sólo es la moda como tal, sino el hecho de que pertenecen a países con el mayor desarrollo en los ejes que nutren la moda: economía, política, tecnología, cultura y sociedad. Pero, en realidad, se trata de cuatro pilares totalmente diferentes.

Las personalidad de cada ciudad han influido en su posición con respecto a la moda: París es sobre el couture, Londres camina por el circuito del arte y la innovación, Milán tiene su foco en la calidad y Nueva York, sin duda, tiene un perspectiva más económica. Un tema que da para una clase rápida —y muy interesante— sobre la historia de los cuatro pilares del fashion system

Nueva York

Coach FW16

Foto: www.openingceremony.com

Por increíble que parezca, París no fue la primera ciudad considerada capital de la moda, sino Nueva York. Desde 1943, esta NY se ha caracterizado por un esquema de la semana de la moda se ha enfocado en crear negocio rentable para todas las marcas que presentan colecciones. Esto quiere decir que la importancia de celebrar desfiles radica en generar un modelo de negocio en el que la industria se afiance más y sea vea reflejado en la economía del país. Es por eso que esta ciudad cuenta con una basta cantidad de tiendas que van desde las de lujo, como Prada y Burberry, las ya establecidas como Opening Ceremony, hasta las de diseñadores emergentes como Veda o algunas vintage, como Bird. No por nada Nueva York es el epicentro en el que gran parte de América va a consumir moda.

Milán

Prada

Foto: Prada

Para 1958, Milán surgió como la segunda capital. Enfocada en el cuidado de los estándares de calidad, el foco de esta ciudad se concentró en la industria manufacturera, que actualmente está considerada como una de las mejores a nivel mundial gracias a que cuenta con un larga historia artesanal detrás. Esta ciudad es la cuna de importantes marcas, como Prada, Dolce & Gabbana y Gucci, que han impuesto un estilo inspirado en la misma ciudad.

París

Dior

Christian Dior SS16. Foto: Vogue Runway.

La ciudad de la luz, por su parte, se concentró en la producción de la alta costura bajo el extenso cuidado del Chambre Syndicale de la Haute Couture. París fue nombrada capital de la moda en 1973. Desde entonces, la industria parisina ha seguido una directriz romántica, cualidad que se puede ver en la atmósfera y el chicness que caracteriza a sus habitantes, como Caroline de Maigret. París es pues una historia de amor entre la técnica y la innovación, la tradición y la vanguardia. Esta mezcolanza se ha hecho evidente en la evolución de marcas clásicas como Louis Vuitton, Chanel, Lanvin e, incluso, Saint Laurent.

Londres

Burberry

Foto: Burberry

A pesar de la emergencia de la moda en otros países, Inglaterra nunca estuvo exento en el tema, aunque mantuvo un bajo perfil hasta 1984. Con la explosión de los movimientos sociales, como el punk y con todo el glam que quedó de la década pasada y los excesos de los ochenta, Londres sufrió —para bien o para mal— un mix en la moda. Por un lado estaba el clásico estilo inglés, esa elegancia sobria de las grandes familias. Por el otro, la expresión urbana que se podía ver en cada esquina. Lo cierto es que estos dos extremos hicieron que ésta fuera una de las capitales más propositivas y experimentales.

Sin embargo, y a pesar de las diferencias, estas cuatro se han preocupado —y ocupado— por darle un lugar importante a la moda, y no sólo en una mera expresión visual, sino que han encontrada en ella una forma de arte con la capacidad de provocar cambios en la sociedad y de diversificar la percepción del cuerpo. Algo que va sin duda va más allá del cliché en el que muchas veces se tiene encasillada a la industria. Se trata de un universo fascinante que puede contar la historia de una nación a partir del pensamiento colectivo y eso, sin duda, es algo para celebrar.

 

Comentarios

Tal vez te interesa

Ver más

Laundroma(t)dness

Secret Garden

Mix & Match