CDMX

CDMX >

See > Love is not a victory march

Love is not a victory march

image

"La única obsesión que todo el mundo desea: 'amor'. ¿La gente cree que al enamorarse se completa? ¿La unión platónica de las almas? Yo no lo creo así. Creo que estás completo antes de empezar. Y el amor te fractura. Estás completo y luego estás partido". (Philip Roth, El animal moribundo)

Es en esas fracturas en donde queda la nostalgia, la memoria, ese reflejo que llamamos irremediablemente dolor. Lo simbólico (y vital) del final del amor no es su término, sino la derrota que difícilmente se admite, el camino que apenas comienza entre la resignación y la esperanza.

 

Tony Solís toma esta premisa en Love is not a victory march, una serie de fotografías que capta a chicos desnudos, con heridas visibles y un trofeo en algún lugar de la composición. ¿Acaso han ganado o han perdido? El espectador decide, sus experiencias se proyectan.

 

A través de las imágenes, Solís redondea sus trabajos previos —Dosis de pánico (2009) Pretend you never went to school (2012), La marcha de los gatitos apachurrados (2015)— y apuesta por la fotografía como un medio total, que no requiere de explicaciones, sino de sensibilidad.

 

Love is not a victory march hace un homenaje a todos aquellos que han perdido un amor y con él un trozo de alma. Como canturreaba Leonard Cohen en “Hallelujah”, el amor no es una marcha de victoria.

 

Love is not a victory march
Desde el 26 de mayo 2018
Galería Enrique Guerrero, Ciudad de México
//galeriaenriqueguerrero.com/