CDMX

CDMX >

Eat > La Guerrerense

La Guerrerense

image

Sabina, La Guerrerense/ Oigan bien, lo que les digo. / Al compás de sus cuchillos/ su gente está bien movida. / El encanto del ceviche/ tiene el toque de Sabina. / Nadie del mar se resiste/ al calor de su cocina.

La Guerrerense fue fundada en 1960, por el Alberto Oviedo y su esposa, Celia Carranza, ambos suegros de Sabina Bandera, mejor conocida como “La guerrerense” —el apodo se debe a su lugar de nacimiento, Guerrero, Guerrero—. Actualmente, Bandera es la encargada de innovar la identidad del restaurante y ha sido la responsable de crear más de 13 salsas únicas cien por ciento orgánicas que acompañan los diferentes platillos que ofrecen.

 

A diferencia de otras cocineras que heredaron el savoir faire en casa, en medio de tradiciones y peculiaridades de las abuelas, Bandera adquirió esta pasión en el campo. En su natal Guerrero, ella se dedicaba a la producción de alimentos derivados de la leche.

 

Hasta su llegada a Ensenada, en donde tuvo el primer contacto con los productos del mar, aprendió a preparar los platillos tradicionales de la región, cuya base son, cómo no, los mariscos. Sin embargo, ella estaba decidida a poner un toque distinto, a crear sabores inigualables. Así es como La guerrerense ha conquistado paladares a nivel internacional, ha ganado premios como el “Showmanship” al mejor platillo original, 1º y 3º lugar en ventas en el “World Street Food Congress”, así como el reconocimiento a “Mujer virtuosa 2012”en Baja California.

 

Los platillos estrella son ceviche, caracol, paté de pescado o sus tradicionales tostadas especiales de ceviche de bacalao con pulpo, ensalada de jaiba con callo de hacha. Además, puedes crear tu propia tostada con los diferentes productos que hay en el restaurante. A primera vista y para quienes no conocen el origen de este establecimiento —una carreta con mariscos en Ensenada—, puede parecer un lugar más en medio de la oferta gastronómica de la ciudad.

 

Sin embargo, al probar el ceviche con alguna de las salsas especiales, el paladar reconoce que nada es convencional y ahí está la esencia de Ensenada, aún a la mitad de la metrópoli, la unicidad de Bandera como chef y visionaria de la gastronomía como portal de la memoria.

 

La Guerrerense, más que un restaurante gourmet, es una experiencia de vida llena de tradición y esfuerzo que se puede disfrutar en cada elemento de los platillos. Actualmente es atendida por Sabina, su esposo Eduardo y sus hijos Luis, Edgar y Mariana en el estado de Baja California, pero su nueva sucursal en la CDMX

 

La Guerrerense
Nuevo León 107, Condesa, Ciudad de México
//laguerrerense.com/