CDMX

CDMX >

See > Juárez

Juárez

image

El día a día en la colonia Juárez es un constante ajetreo. Los sentidos se estimulan a causa del ir venir de la gente, los colores vibrantes, el bullicio que se mantiene bajo, pero constante y la imponente arquitectura de los edificios históricos y modernos.

saco, GALO BERTIN

 

La Juárez comenzó su historia en 1870 con el abogado Rafael Martínez de la Torre, quien comenzó la urbanización de la zona oeste de la ciudad. Sin embargo, no fue hasta 28 años después que se inauguró oficialmente y en el aniversario de Benito Juárez en 1906 finalmente recibió el nombre con el que se le conoce hoy en día.

 

En un principio, debido a que la edificación y urbanización de la zona estaba a cargo de una compañía estadounidense, se le conocía como “Colonia Americana”, incluso se erigió una estatua de George Washington en la hoy llamada Plaza Washington.

La élite mexicana y extranjera de instaló en las suntuosas mansiones durante la época del Porfiriato. El proyecto de la colonia estuvo regido por el afán europeizante de la época, por lo que las casas, las iglesias y los recintos siguieron las tendencias arquitectónicas del Viejo Continente.

 

Después de los acontecimientos de la Decena Trágica (1913), la demarcación fue considerada como bastión de los años dictatoriales y un recuerdo presente de la influencia francesa que imperaba. Así, poco a poco, las nuevas clases sociales se mudaron a nuevas demarcaciones de la incipiente ciudad y abandonaron la colonia para dar paso a nuevos habitantes.

Sin embargo, entre 1950 y 1960 la vida citadina invadió las calles y los edificios, los condominios y las viviendas modernas. Las angostas calles continuaron con esas edificaciones clásicas con detalles en las esquinas, con ladrillos desgastados y tejas que contrastan, pero la modernidad se abrió paso con construcciones de acabados redondeados y herrería de líneas rectas.

 

Al paso del tiempo, la modernización se hizo innegable. La colonia Juárez resguarda no sólo la historia arquitectónica del siglo pasado, sino también los grandes rascacielos que reflejan en su totalidad de cristal un pasado que se hace presente para quien camina por aquí.

 

Asimismo, los alrededores reflejan una mezcla de cosmopolitismo y tradición. Las cafeterías francesas y los restaurantes de comida china o coreana se mezclan con aquellos de comida rápida, las tiendas y los mercados de diseño mexicano, las plazas comerciales que concentran las actividades.

La llamada Zona Rosa es el centro de la vida nocturna de la zona, pero también de las tardes cotidianas para aquellos que tienen un trozo de vida aquí. No obstante, no todo se concentra ahí. Entre sus calles amplias y sus cerradas, se esparcen establecimientos gastronómicos, culturales y espacios públicos abiertos. Las calles de Marsella y Versalles son claros ejemplos de la ebullición de la colonia.

Con los edificios clásicos recuperados o restaurados, la colonia se enfrenta a una nueva etapa. No es algo nuevo, desde sus inicios, aquí la historia se renueva y reescribe diariamente.

saco, pantalón, suéter, GALO BERTIN

 

Texto | Carolina Trinidad
Fotos | Dano Santana