CDMX

CDMX >

People > Hablemos del papel del diseño

Hablemos del papel del diseño

image

Al entrar, cada una de las figuras provoca afinar la mirada y acercarse sigilosamente, para sólo cerciorarse que la vista no engaña y que es papel la base de la estructura. Esa es la especialidad de AmoATO y es lo que los ha posicionado como un despacho de diseño irrepetible. Esta temporada, la tienda Blend le ha confiado sus escaparates y el resultado —entre medusas y ballenas de papel— sólo confirman que AmoATO es sinónimo de efervescencia.

Fashion Week México: ¿Cómo surgió AmoATO Studio?
Raymundo Botello: Saraí, Melissa y yo no conocimos en la carrera. Estudiamos Diseño industrial y siempre hacíamos equipo, trabajábamos muy bien, cuando nos graduamos, los tres teníamos esta inquietud de iniciar un despacho, de empezar algo propio y dijimos: “¿por qué no hacer esto juntos si funcionamos tan bien en cuatro años y medio?”.

Nos metimos a la incubadora de empresas, durante un año desarrollamos el plan de negocios y en lo que queríamos enfocar el despacho. En un principio planeábamos dedicarnos a la parte de interiorismo, mobiliario, pero nuestra asesora decía que había demasiada competencia en México en esos ramos del diseño. Nos recomendó buscar algo con un diferencial, algo que nadie estuviera haciendo y entre varias opciones, vimos que el paper art era una tendencia a nivel mundial con muchos artistas y despachos dedicados a ello en otros países, entonces nos dimos cuenta que en México nadie lo estaba haciendo de una manera profesional o especializada. 

Un amigo mío, Kris Goyri, nos invitó a colaborar en la exposición Bijioux con Bárbara Berger. Creamos unas piezas de flores y cabezas de animales, todo en papel. El día de la inauguración, la gente se interesó muchísimo en el trabajo que hicimos, en estos animales que estaban vestidos con la colección de Berger y las joyas. Por ello comenzaron a buscarnos y nos dimos cuenta que era un momento decisivo, que ese era el enfoque que debía tomar el despacho. Hemos evolucionado, no sólo hacemos proyectos en papel, pero sigue siendo nuestro distintivo, el corazón de AmoATO, por lo que las marcas y clientes nos identifican.

 

FWM: AmoATO mantiene la base del diseño industrial, pero además trabaja con otras disciplinas creativas, ¿cómo se inserta el ADN del despacho con esas disciplinas?
Melissa Falcón: En realidad creo que a veces el concepto de diseño industrial es confuso. Muchas veces se cree que está muy enfocado al trabajo con máquinas, pero realmente no. Aquí en México el diseño industrial engloba muchas cosas, tan sólo en la carrera nos daban cerámica, madera, es decir, un amplio panorama que permitía enfocarse en diferentes materiales, hasta rozar el diseño textil. El diseñador industrial tiene una preparación generalizada, multidisciplinaria, trabaja con ingenieros, comunicólogos, mercadológos, diseñadores de moda, entre muchos otros, y eso le da un enfoque variado que le permite trabajar con distintas plataformas y materiales. 

 

FWM: ¿Cómo son sus procesos creativos?
RB: Todo parte de un brief, ya sea propio o del cliente, donde establecemos los lineamientos y los objetivos del proyecto. Con base en esto comienza la investigación y cada quien busca referencias, información, inspiración e historias que contar, es decir, algo que nos impulse en el proceso.

Una vez que tenemos esto comenzamos a armar moodboards, pequeñas presentaciones conceptuales, redacciones de texto y luego, un proceso de bocetaje, en el cual, se aterrizan las ideas, se arman presentaciones conceptuales para el cliente. Después viene el proceso de diseño, se aterrizan ideas en una cuestión enfocada a materializarlas, resolver cómo se van a fabricar, montar, ensamblar y transportar.

Una vez que el diseño está listo se presentan los renders finales, planos, especificaciones y dimensiones. El proceso de producción que puede abarcar diferentes cosas, por ejemplo si son piezas de papel únicas, lleva un proceso artesanal y experimental en el cual se recorta, arma y pegado hecho a mano, o si el proyecto es de escala grande como hacer escaparates para 150 tiendas iguales en todo Mexico, entonces industrializas procesos, diseñando todo para que sea replicable y fácil de armar. Por último, el día de la entrega (desde montaje, instalación y transportación) es un proceso que contempla cada etapa del proyecto como un todo.

 

FWM: Blend se ha vuelto un hito en diseño en la CDMX y ustedes fueron los elegidos para crear sus escaparates de verano. ¿Qué los inspiró? ¿Cómo fue todo el proceso?
MF: Desde hace tiempo queríamos hacer el escaparate de Blend y la invitación fue muy importante. El brief que nos dieron fue sólo una palabra: verano. Nosotros podíamos hacer lo que quisiéramos para incluir algunos de los productos que venden en la tienda. Queríamos comunicar algo muy fresco, jovial y divertido, entonces teníamos algunas ideas. Recordamos a una ballena y decidimos transportar Blend hacia el océano con elementos muy marinos como medusas, ballenas, cardumen y algas conviviendo con el mobiliario como medusas, ballenas, cardumen y algas. Fue un proceso muy interesante porque no sabíamos qué productos íbamos a poner, porque las marcas debían aceptar ponerlas, la manipulación era un tanto riesgosa. 

 

 

2018. La CDMX es la Capital Mundial del Diseño, ¿cómo cambia su visión como diseñadores independientes y la del despacho?
RB: Estamos viviendo una evolución desde hace años, a final de cuentas el papel es el core del despacho, llevamos ya siete años y a los clientes con los que trabajamos no se les puede hacer las mismas propuestas en papel. Por eso llevamos dos años en una transición, en a cual, las propuestas que hacemos van mas allá de simplemente una instalación o una pieza. En cambio, trabajamos en conjunto con las marcas para desarrollar proyectos mucho más completos y estrategias comerciales, de mercadotecnia, para activaciones de lanzamiento de producto que involucra siempre la cuestión de diseño y arte.

Es muy interesante y satisfactorio saber que las marcas cada vez confían más en nosotros para este tipo de proyectos y que le están apostando a diseñadores jóvenes e independientes, como nosotros, para generar actividades que repercuten en una escala macro, en panoramas nacionales e internacionales.

Par nosotros, sin duda, este año en especial está más marcado el tipo de proyectos en los que nos involucramos: más grandes, más desafiantes, pero que nos empujan a tener una mejor oferta y servicio en cuanto a propuestas creativas. Con ello buscamos que las marcas quieran ser parte de esta ola de World Design Capital 2018 en la CDMX, que le apuesten a ello, al diseño, al valor de la profesión. 

 

FWM: ¿Cuáles creen que hayan sido los factores que han posicionado a la metrópoli como un punto imperdible en la disciplina?
MF: Ha sido gracias a toda la gente que está detrás, que está ahí y sabe que somos igual de capaces como en cualquiera de los otros países de primer mundo en cuanto a diseño. Toda la gente de Design Week México, Emilio (Cabrero), Andrea (Cesarman), Jaime (Hernández) y todos los que están buscando que las miradas se detengan en México. También creo que estamos haciendo las cosas bien, tenemos propuestas innovadoras, que presentan al verdadero México contemporáneo y vanguardista, una imagen que se aleja de lo tradicional, de las grecas, por ejemplo.

Asimismo, la creación de plataformas especializadas que permiten que el diseño salga del gremio y se conecte con el público en general. Design Week México, Zona Maco, Mercedes-Benz Fashion Week Mexico City, un sin fin de plataformas que innovan, que son constantes y que promocionan el trabajo de los creativos. Creo que estas son formas de crear conciencia en la gente y que, de a poco, se genere curiosidad e interés por la disciplina. Es así que esto va creciendo como una ola y la gente joven se da cuenta que si hay posibilidades de trabajar y de vivir del diseño. 

 

FWM: ¿Qué hay en el futuro para AmoATO?
RB: Yo creo que más proyección fuera del país, que ya hemos tenido pero no ha sido tanto, ni tan constante. Seguir adelante porque ya somos diez en el estudio, de sólo ser tres. Para nosotros lo importante siempre ha sido estar en constante evolución, hacer proyectos que nos sacan de nuestra zona de confort, retos mucho más grandes, más ambiciosos, más importantes, más multidisciplinarios, que involucren más gente y más procesos. Sin duda explorar nuevos ámbitos, hemos trabajado con arquitectos, con artistas plásticos, con ingenieros y con diseñadores de moda, eso es algo que nos nutre, aprender de las personas y a la vez, que de forma interna estamos desarrollando cosas propias del despacho, esa inquietud que tenemos de empezar a crear productos y que sean mas accesibles para el público en general. Queremos seguir creciendo, empujando desde nuestra trinchera al gremio, a la industria del diseño en México, inspirar a la gente y servir de ejemplo.