CDMX

CDMX >

People > Hablemos de diseño

Hablemos de diseño

image

2018 no será como ningún otro año para la Ciudad de México. No es una afirmación aventurada: ha sido designada la Capital Mundial del Diseño gracias a la nominación de los organizadores de Design Week México: Marco Coello, Andrea Cesarman, Jaime Hernández y su director, Emilio Cabrero.

Así, por primera vez una ciudad latinoamericana fue seleccionada por la integración del diseño en el urbanismo y a una escena creativa única. Para conocer más de la agenda de DWM, de actividades especiales alrededor de este nombramiento y del presente de la disciplina en nuestro país hablamos con una de las voces más relevantes del campo, el director de DWM, Emilio Cabrero.

 

Loyda Muñoz: Este año, la Ciudad de México es la Capital Mundial del Diseño. ¿Cómo se ha repensado esta edición Design Week México?

Emilio Cabrero: Nos sentimos muy contentos de haber logrado la designación para la Ciudad de México, haberla impulsado y hacerlo en conjunto con la ciudad. Yo creo que es un reconocimiento muy importante, tanto para la comunidad creativa local, nacional e indiscutiblemente, para nosotros como plataforma. Así, este nombramiento coincide con los diez años de DWM y estamos en un momento muy especial, en un momento icónico en el desarrollo del proyecto. Nos sentimos muy satisfechos.

 

LM: ¿Han creado un programa especial o ciertas actividades alrededor de este estatuto?

EC: Sí, tenemos un calendario de actividades. Iniciamos el 3 de marzo con la inauguración de Espacio CDMX de arquitectura y diseño, igualmente el día 5 y 6 habrá un foro internacional de diseño en el Palacio de Bellas Artes, del 20 de marzo al 5 de mayo tendremos participación con la Feria de Culturas Amigas, que nos permite llegar a otros públicos con las iniciativas de diseño, y cerramos la programación en un momento clave de DWM, es decir, del 9 al 14 de octubre. Sin embargo, durante todo el año se desarrollará un programa local de actividades y de diferentes eventos que integrarán a diferentes públicos, universidades, entre otros.

 

LM: A diez años de la primera edición de DWM, la escena del diseño mexicano ha cambiado mucho, ¿cuáles son las claves que nos han traído hasta aquí? 

EC: Creo que hay un interés internacional por lo que está pasando, tanto en la Ciudad de México, como en la comunidad creativa mexicana. Hay un interés turístico que se enfoca en la gastronomía, la moda y el diseño, claro. Es un buen momento para la ciudad por esto último, pero por otro lado, creo que hay una manufactura muchísimo más cuidada, hay una propuesta que sí usa muchos materiales locales, aunque también la interpretación se ha vuelto muy global. Me refiero a que las características del diseño mexicano actual conviven con otras propuestas alrededor del mundo y al mismo tiempo, tiene un estilo muy nuestro, identificable. Todo esto que te menciono gesta el cambio.

 

LM: Hace un momento hablabas de los públicos. Muchas veces se piensa al diseño como una disciplina alejada del resto, aunque en el programa de la Capital Mundial del Diseño se contempla dialogar sobre el espacio publico y su relación con el ciudadano. ¿Cómo abordar esta relación casi imperceptible? ¿Como sumar a los públicos que se sienten ajenos al diseño como disciplina?

EC: Primero habría que reconocer que un mejor diseño, representa un mejor calidad de vida, pero hacerlo en diferentes capas porque el diseño es todo: desde el diseño gráfico, las vías del transporte publico, la estación por sí sola y su icono, la forma de las sillas o de las mesas que nos rodean. O sea, hay mucho diseño en muchas cosas y nos estamos relacionando con él constantemente, aún si a veces no lo tenemos en un plano consciente.

 

LM: Hay muchas propuestas nacionales, ¿cuáles son los estudios o firmas de diseño que te parecen imperdibles?

EC: Creo que hay muchísimas personas haciendo cosas únicas. Me gusta mucho lo que está haciendo Déjate querer, David Pompa, Juskani Alonso, son muchísimos. Creo que es algo muy significativo poder impulsar a los jóvenes, los “chavos de cuchara”, a gente que vale la pena.

 

LM: ¿Crees que este nombramiento cambie a la disciplina, a la escena mexicana del diseño o solo refuerza el trabajo a largo plazo?

EC: Yo creo que refuerza, abre la conversación, la expande y le da más potencia al discurso. Nos da la oportunidad de reflexionar. Además, el Espacio CDMX de arquitectura y diseño en la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec funge como este lugar dedicado a reflexionar y hablar de la importancia del diseño en nuestra ciudad, eso ya es un legado importante.

 

LM: ¿Qué más podremos encontrar en este Espacio?

EC: Este lugar en el Bosque de Chapultepec estaba en desuso. Antes era el antiguo taller de servicio del tren infantil y se rescató, se restauró por completo y ahora se convierte en un espacio de exhibiciones.

 

LM: ¿Cómo te inspira México en tu trabajo cotidiano?
EC: Me inspira pensar en lo lejos que hemos llegado como país en materia de diseño. Creo que estamos en un momento en el que el país destaca por su visión moderna, lejos de clichés.

 

LM: ¿Qué sigue para DWM? ¿Qué ves a futuro para el diseño y para este evento?

EC: Como proyecto, una maduración. Buscaremos que, lo que venga de ahora en adelante, sea mejor, que esté más curado, que sea mas inclusivo y no es que tengas que hacer muchas cosas más, si no mantener la calidad y hacerlo bien.

Texto | Loyda Muñoz
Fotos | Dano Santana

Agradecimiento especial a Blend Design