CDMX

CDMX >

People > Hablemos de arquitectura

Hablemos de arquitectura

image

Carpa, un evento que busca generar comunidad en una de las colonias que ha recobrado fuerza en la CDMX, replantea el papel de los desarrollos inmobiliarios en zonas que se basan en la tradición. Hablamos con Alfonso Quiñones, arquitecto de BAAQ (el despacho detrás de este evento) para comprender el espacio público y el privado desde la disciplina.

Loyda Muñoz: ¿Cómo inicia Carpa?
Alfonso Quiñones: Carpa es una iniciativa que busca conformar un espacio donde se pueda crear un vínculo con la comunidad de Santa Maria la Ribera y bueno, con el resto de la CDMX, pero teniendo como pretexto esta colonia en particular. Carpa invita a algunos artistas a que nos compartan su trabajo al interior del edificio en remodelación, por lo que se habilitaron espacios para que los artistas puedan instalar sus obras. Además de eso,
 invitamos a cineastas y compañías de teatro que presentarán dos obras de teatro y tres documentales, todo esto sucede dentro del edificio que estamos remodelando y que antes era una fábrica textil, será transformado en estudios o departamentos porque vimos una oportunidad de generar el vínculo. Carpa es este espacio en donde se va a generar comunidad a través de la arquitectura y la participación ciudadana.

 

LM: ¿Por qué hacerlo en Santa María la Ribera?
AQ: Surge a partir de que estamos haciendo un proyecto ahí, nos dedicamos a rehabilitar inmuebles que están en desuso y, en lugar de demolerlos, utilizamos la estructura y adaptamos nuevos usos para que se revitalicen los edificios. Este es el tercer proyecto que realizamos bajo esta fórmula, en particular es muy bonito porque tiene un carácter industrial que nunca habíamos encontrado un edificio en esta colonia. Santa María la Ribera es una colonia llena de historia, de edificios antiguos en donde vive aún una comunidad que creció ahí, que se quedó. Creemos que hacer arquitectura se trata de generar vínculos entre la gente y el proyecto, tanto la gente que ya habita el espacio, como quienes están fuera de la cotidianidad, si generas una relación y procuras que la construcción sea un puente con el resto, haces una mejor ciudad y el primer experimento que estamos haciendo es Carpa como una primera aproximación a relacionar todos estos elementos, a los usuarios que van a estar en el edificio, al propio edificio, para que la gente no pase y vea el edificio como algo ajeno, invasivo, sino como un punto de reunión, por ello el patio será de acceso público sin perjudicar la privacidad de los que lo habitan.

 

LM: Y mas allá de un evento puntual como Carpa, ¿cómo hacer que esta relación entre la gente y el espacio público permanezca a largo plazo y no se concentre sólo en algunos puntos específicos de la CDMX?
AQ: Al menos nuestra apuesta, para que tenga ese resultado, es que los desarrolladores, que son quienes conforman en buena medida la estructura de la ciudad, el cómo la habitamos y sin duda la petrificación ha sido un problema que tiene que ver con dos factores: la oferta y la demanda, que son muy difíciles de controlar y la integración de la comunidad. Es decir, en la medida en la que generas que aquellos que viven en el desarrollo se integren a una dinámica local y se genere economía interna, se crea comunidad, se cohesionan distintos grupos sociales que se ubican en un mismo margen geográfico. 

Si generas que las personas salgan y no les resuelves todos los aspectos de vida diaria, como sucede a menudo con proyectos que albergan áreas verdes, supermercados, gimnasios, todo al interior del complejo, las obligas a que se conecten con el entorno, a que se sientan responsables de la evolución de la colonia. Gente en los parques, en los negocios locales es una buena señal. Santa María la Ribera está sufriendo un fenómeno de invasión y después viene la gentrificación. Es importante no eliminar su esencia, su arquitectura, es el patrimonio lo que más debe cuidarse, también a la gente que ha estado ahí por décadas. Carpa intenta hacer este mini laboratorio para que suceda esto, no tiene ninguna intención comercial.

 

LM: En un escenario utópico, ¿cuál tendría que se el trazado de la ciudad para no tener estos hot spots identificables (Roma, Condesa, Polanco) en donde pasa casi todo y lo que está fuera de ellos se desvanece? ¿Cuál tendría que ser el plan a largo plazo para una metrópoli tan grande y tan viva como la CDMX?
AQ: Tenemos que entender los paradigmas de cada momento de la ciudad. En algún momento creímos que el medio de transporte ideal era el automóvil y aunque en cierta medida lo sigue siendo, la realidad es que la dinámica de trabajar en el centro de la ciudad y vivir al sur, por poner un ejemplo, ha trazado la ciudad con más ejes, calles, segundos pisos y no ha quedado espacio para otras alternativas. El trazado ideal para mí sería con calles vivas, calles peatonales, que se le dé prioridad al peatón y que en las plantas bajas existan comercios, porque en la Colonia Del Valle en las partes de abajo sólo hay cocheras y si sales a caminar, sólo ves cocheras. No es lo mismo ver eso a ver restaurantes, cafés, etcétera. Creo que sería ideal hacer una densificación más inteligente, entender también los nuevos paradigmas y adaptarse. 

 

LM: En este año en el que todo el mundo se unió a la conversación del diseño, lo cual deja lugar para nuevas reflexiones, ¿cómo hacer que la gente que no se ha especializado en ello, es decir, los habitantes de la ciudad se involucren y se apropien del espacio público, que se vuelvan participativos? 
AQ: Tienes que dar pretextos, un gran acierto fueron las pistas de hielo en el Zócalo, hasta las albercas, esas son estrategias que debemos hacer, debemos tener pretextos para no estar viendo televisión en casa. El sentido de apropiación es salir a la calle, ni siquiera está el tema del diseño, el diseño es una herramienta, una agenda. En el caso de Santa Maria la Ribera, si la comparas con San Rafael, la primera tiene una gran ventaja sobre la San Rafael: el Kiosko Morisko, un parque, un centro ideal para que la gente se reúna. 

 

LM: BAAQ Arquitectos sigue una filosofía sustentable en la que la reparación de espacios es fundamental, ¿hay un plan para crecer esta visión en Santa Maria la Ribera y que se vuelva un hito para el resto de las colonias alrededor?
AQ: Sí nos gustaría que la colonia se vuelva un referente contemporáneo de una vida activa, moderna pero que preserva su historia, su cultura y sus edificios. Seguimos haciendo proyectos ahí, vamos a hacer mas Carpas y vamos a hacer en cada edificio al que lleguemos un evento para relacionar a las personas de los alrededores. Nos gustaría que en toda la ciudad sucedieran muchas cosas, es necesario tener utopías. Hay cientos de colonias hermosas en la CDMX donde creo que se pueden hacer muchas cosas. El papel de los arquitectos es importante, si creas el desarrollo bajo la premisa de hacer arquitectura y entiendes que la disciplina se relaciona a través de un espacio con las personas, se pueden hacer cosas increíbles, ciudades más amigables, colonias increíbles.

 

Texto | Loyda Muñoz
Fotos | Dano Santana