Casa Victoria, una oda al presente

Una plataforma que entiende una nueva realidad de las mujeres mexicanas y que, a su vez, las impulsa a través de asesorías, análisis y empoderamiento.

Por Loyda Muñoz

La industria de la moda hizo un statement en las pasarelas de esta temporada: “The Future is Female”. La afirmación —un juego de palabras que desafía el género del tiempo y que, al mismo tiempo, deposita los tiempos venideros en manos de las mujeres— es sólo un reflejo de la actualidad del mundo y de la percepción de la mujer en diversos ámbitos, por ejemplo el de negocios. México es parte de esta nueva realidad.

Victoria 147 es una plataforma mexicana que se dedica a la incubación, aceleración, desarrollo y networking. Sin embargo, su enfoque es impulsar a las mujeres emprendedoras y ejecutivas en nuestro país. ¿Por qué a mujeres específicamente? Ana Victoria García, fundadora de esta plataforma, llevaba diez años trabajando en ecosistemas emprendedores y se dio cuenta de los muchos proyectos liderados por mujeres que existían, pero que pocos conocían a causa de las pocas instituciones que los apoyaran.

Así, está organización fundada en 2012, se enfoca en impulsar a las mujeres que buscan oportunidades, que quieren eliminar estereotipos y alcanzar todos su objetivos. Después de cinco años de operaciones, han creado una red de 500 emprendedoras que han escalado sus proyecto y que, algunas, son casos de éxito que inspiran: Cristina Ramella con su joyería inspirada en ciudades del mundo, Carla Fernández con su marca que recupera las tradiciones milenarias o Sandra Weil, quien ha creado un estilo atemporal con sus colecciones, por mencionar sólo algunas.

Bajo la filosofía de la numerología —147 tiene su razón de ser en el nombre de la plataforma: el 1 significa el ser, el 4 balance, 7 búsqueda de la perfección—, ellas buscan que las mujeres encuentren la mejor versión de ellas mismas, mientras conservan la esencia y el equilibrio en sus vidas. Asimismo, buscan que sean cada vez más las que se atrevan a dar el primer paso con testimonios que inspiran, con casos de éxito que prueban que sólo se necesita a alguien con experiencia que crea en los sueños y, entonces, los guíen para volverlos realidad.

Su sede, Casa Victoria, es una oda al emprendimiento femenino. Ahí, la experiencia de Ana Victoria como empresaria y un estudio profundo por parte de su equipo, han dibujado la ruta del emprendedor para poder ayudar con certeza a las mujeres y guiarlas según el nivel en el que se encuentran sus ideas. De acuerdo con Fernanda Velasco, directora y socia de Victoria 147, los niveles se dividen en “Academia, en el cual, son emprendedoras que tienen una idea o que ya están operando y que no han llegado a su máximo potencial. El segundo es Aceleradora, para empresas con más de tres años de constitución y más de 3 millones de pesos de ventas anuales. Tenemos siempre algo que te pueda ayudar en el punto de negocio en el que esta tu empresa”.

No obstante, conocen bien las dificultades que enfrentan las mujeres de negocios. “Mejor infraestructura. Que las empresas cambien en este tema del flex time, maternidad, paternidad, mejores horarios de guarderías, comprensión de que eres mamá, eres emprendedora, que eres ejecutiva y que convives con estos tres roles”, son algunos de los beneficios que, de acuerdo con Fernanda,  darían más visibilidad al género en el ecosistema emprendedor y en el entorno empresarial.

En Victoria 147 saben que las mujeres son el futuro, que son un pilar económico vital y que son imparables si se les da una oportunidad. Entienden a esa nueva mujer mexicana “auténtica, con visión, responsable. Son mujeres valientes que se despiertan con un sueño y lo cumplen, que quieren retos y que aceptan retos”, afirma Fernanda mientras relata los casos de éxito. El reto es apoyar proyectos de mujeres, pero también “cambiar caminos y poner nuevas rutas para las más jóvenes”. 

//www.victoria147.com/

Comentarios

Tal vez te interesa

Ver más

México, destino del lujo

Andy Warhol. Estrella Oscura: un nuevo acercamiento

Greta Elizondo, belleza en movimiento