Adolfo Toma la Palabra

Adolfo Domínguez, uno de los diseñadores más importantes del mundo, encantó con su poesía a cientos de estudiantes...

Por Mariana

_MG_7166

 

06/11/2014

El diseñador gallego, uno de los más importantes del mundo, encantó con su poesía a cientos de estudiantes.

Sencillo y auténtico, Adolfo Domínguez habló con los pupilos mexicanos de moda. “No todos los creativos pueden ser diseñadores de moda ya que se necesitan muchos factores para que esto ocurra”, afirmó tajante el diseñador. Adolfo, con más de 30 años en el mundo de la moda, invitó a los alumnos a dejar el campo confortable de los sueños para aterrizarlos definiendo sus fortalezas.

“Para ser diseñador necesitas una formación estética, combinada con una preparación de materias como filosofía, las bellas artes y las consiguientes prácticas en materia de fotografía, cine, astronomía, y literatura en el género de la poesía…”, comenta quién vino a México a lanzar su plataforma mundial de venta online, su nueva fragancia Agua de rosas, así como la confirmación de la expansión de su marca en este País. “Somos una casa de costura a la vieja usanza, actuamos en familia, intentando ser eficientes, ya que nos movemos frente a grandes colosos. Hacemos ropa para una minoría, pero ésta existe, nos prefieren y hay que darles lo mejor de nosotros”, señaló Domínguez considerado como uno de los grandes del diseño español.

Adolfo dejó claro que México aunque es un gran País, sigue en ascenso y esa es una buena razón para sentir optimismo. “Su arquitectura contemporánea, diferente, su artesanía tan popular como única, lo peculiar de su literatura, sus pintores, sus 120 mil ingenieros por egresar de sus escuelas al año. México es el futuro”, comentó entusiasta. “La ropa es nuestra segunda piel y como diseñadores tenemos el compromiso de hacer vestidos para que la gente luzca mejor”, concluyó el poeta de la moda.

Por Moda Reforma.

Comentarios

Tal vez te interesa

Ver más

She’s Mercedes

David Souza, nuevo Casting Director de MBFWMx

G-Star Raw, denim obsession